Ahora también en Twitter Ahora también en Linkedin Ahora también en YouTube
Energía Limpia

Registro

Contacte con Sedigas si no dispone de las claves de acceso

Acceso

· ¿Ha olvidado sus datos?

¿Ha olvidado su contraseña?

Introduzca su e-mail de usuario a continuación y le enviaremos un correo con sus datos de acceso.

Recuperar contraseña

Consejos de seguridad

Seguridad

El consumo doméstico de gas es siempre seguro cuando se observa un buen uso y mantenimiento de los aparatos e instalaciones que evitarán la mala combustión del mismo y que es la causa de los posibles problemas que puedan producirse.

Para prevenir posibles incidentes y aumentar la seguridad en el consumo del gas solamente hace falta seguir una serie de consejos o recomendaciones sencillas y al alcance de todos:

Efectuar un contrato de mantenimiento de su caldera con el servicio técnico, con un instalador habilitado para el mantenimiento de aparatos o a su comercializadora de gas (si así lo ha contratado).
Dar un buen trato a sus aparatos e instalaciones de gas y mantener una limpieza adecuada y regular de los mismos. Por ejemplo, las conducciones de gas no deben utilizarse para otras funciones como colgar cuerdas, o ropa, o instalar tomas de tierra de aparatos eléctricos.
El tubo flexible de entrada de gas al aparato debe estar bien sujeto en ambos extremos.
Instalar puntos de ventilación suficientes, rejillas, donde se encuentren aparatos de gas no estancos es obligatorio. Éstas nunca deben ser tapadas u obstruidas por ningún elemento y deben mantenerse limpias.
Llamar al servicio técnico del aparato, a un instalador habilitado o a su comercializadora de gas (si así lo ha contratado), si desea modificar los conductos de salida de los productos de la combustión al exterior. En el caso de que acristale una terraza o el tendedero, asegúrese que queden abiertas al exterior las rejillas de ventilación.
Asegurarse de que si en la cocina se dispone de una campana extractora y de una caldera de gas “atmosférica” (es decir, no estanca) esté instalado el dispositivo o conmutador que impida el funcionamiento simultáneo de ambos aparatos.
Avisar al servicio técnico del fabricante, a una empresa instaladora habilitada o a su comercializadora de gas (si así lo ha contratado), en el caso de que detecte alguna anomalía o se quiera realizar modificaciones en su instalación o aparatos de gas.
En caso de ausencias prolongadas, cerrar la llave general de paso del gas (llave de ventanas) y las de cada uno de los aparatos.
Cuando se cocine:
  • Comprobar el buen estado de la llama: ésta debe ser estable, silenciosa y de color azul en el núcleo o más claro en el exterior. Si se vuelve amarilla  se deben limpiar los quemadores y si no se corrige se deberá avisar al técnico. La llama debe mantenerse sin apagarse cuando ponemos el fuego al mínimo.
  • Si en algún momento se observa que el humo de la llama tizna la base de las cacerolas es síntoma de una mala combustión.
  • Evitar que se derramen líquidos o se produzcan corrientes de aire que puedan apagar la llama dejando el quemador abierto.
  • Limpiar  frecuentemente los quemadores de su cocina a gas con productos no abrasivos. La acumulación de residuos impide una buena combustión.
Si nota olor a gas:
  • No se debe encender ningún aparato eléctrico, accionar (ni encender ni apagar) los interruptores de la luz, fumar o llamar por teléfono dentro del recinto donde se percibe el olor.
  • Se debe abrir puertas y ventanas para que la estancia o local quede bien ventilado.
  • Se tiene que cerrar los mandos de los aparatos y el mando de la llave general de paso de gas, que debe quedar perpendicular a  la tubería.
  • Llamar al servicio de atención de atención de urgencias cuyo teléfono aparece en la factura de gas.
  • No volver a abrir la llave de paso hasta que un profesional haya reparado la instalación.