Ahora también en Twitter Ahora también en Linkedin Ahora también en YouTube
Energía Limpia

Registro

Contacte con Sedigas si no dispone de las claves de acceso

Acceso

· ¿Ha olvidado sus datos?

¿Ha olvidado su contraseña?

Introduzca su e-mail de usuario a continuación y le enviaremos un correo con sus datos de acceso.

Recuperar contraseña

El sistema gasista español

<Imagen>

Construcción de Gasoducto. Foto cedida por NATURGAS.

En el primer tercio del s. XIX  se comienza en España la producción de gas a partir de la manufactura del carbón, siendo Barcelona la primera gran ciudad que estrena alumbrado público a gas, seguida de Madrid.  Los GLP (gases licuados del petróleo: propano y butano) comenzaron a utilizarse más tarde, a partir de mediados del s. XX.

El gas, inicialmente dirigido al alumbrado público, pronto comenzó a utilizarse en los hogares; en la cocina, agua caliente, iluminación y calefacción, por lo que su consumo se extendió rápidamente mejorando ostensiblemente la calidad de vida y dando lugar a una masiva cultura del gas en nuestro país, tanto a nivel doméstico como en sus primeras aplicaciones industriales.

El gas natural llega por primera vez a España en 1969 en forma de gas natural licuado, o GNL, al puerto de Barcelona, lo que supuso el inicio de la expansión del gas natural a través de la red de transporte nacional y, más tarde, internacional, donde destaca el gasoducto del Magreb (1996). Es en ese momento cuando también se desarrollan las terminales de recepción y regasificación del GNL.

La falta de reservas propias, supone que el 99% del gas natural que se consume en España sea importado, siendo una de las principales vías de suministro el Gasoducto del Magreb que comunica los yacimientos de Argelia con la red española a través del Estrecho de Gibraltar. El gasoducto de Medgaz, que también une la península con Argelia, supone otra vía de entrada importante de gas a España. Existen otros gasoductos internacionales que conectan la red española con la francesa, a través de Guipúzcoa, con la población francesa de Biriatou, y el que, a través de Navarra, conecta por Larrau. Existen también dos conexiones con Portugal; la de Tui y la de Badajoz. Actualmente se está trabajando para crear las interconexiones suficientes con Francia para la mejora del suministro tanto a Europa como a España.

En la actualidad nuestro sistema gasista comprende las siguientes instalaciones:

  • Plantas de regasificación que transforman el gas liquido a su estado gaseoso originario mediante la aportación de calor. El gas procede de las plantas de licuefacción de los países de origen, donde licuan el gas para facilitar su almacenamiento y transporte. Actualmente, el sistema gasista dispone de 6 plantas de regasificación más una en construcción.
  • Conexiones internacionales.
  • Red de transporte de alta presión que opera a una presión de más de 16 bar para el transporte del gas a grandes distancias.
  • Red de distribución que opera a una presión menor o igual a 16 bar que comunica la red de transporte con los usuarios finales.
  • Plantas satélite que alimentan a una red de distribución.
  • Almacenamientos, generalmente subterráneos, destinados  a cubrir, con sus reservas, las puntas de demanda.