Transición Ecológica

El gas natural es una energía clave para llevar a cabo la transición ecológica hacia una sociedad limpia y descarbonizada.



Gas, acelerador del cambio

El gas natural es el combustible tradicional con menores emisiones de CO2: hasta un 50% menos que el carbón y hasta un 20% menos que los derivados del petróleo.

El gas natural es una energía clave para llevar a cabo la transición ecológica hacia una sociedad limpia y descarbonizada. No sólo por los beneficios que conlleva su uso en sustitución de otros combustibles más contaminantes como el carbón (especialmente en sectores de difícil electrificación como la industria de alto consumo energético) sino porque su infraestructura posibilita la progresiva utilización de los gases renovables (biometano, gas sintético e hidrógeno verde).

Por su garantía de suministro, la madurez de sus infraestructuras y sus beneficios medioambientales (menos emisiones de CO2, menos emisiones de NOX y SOX y nula emisión de partículas), el papel del gas resulta fundamental para conseguir los objetivos medioambientales, energéticos y de sostenibilidad marcados por la Unión Europea para 2050.

¿Por qué el gas natural impulsa la descarbonización de la economía?

  • Combate el cambio climático (reduce las emisiones de CO2).
  • Mejora la calidad del aire (menos NOX, SOX y partículas).
  • Dispone de una red de transporte y distribución eficiente y de calidad.
  • Respalda la entrada de energías renovables en el sistema eléctrico y aporta flexibilidad.
  • Es asequible para el consumidor doméstico y competitivo para las industrias.
  • Mejora la eficiencia de la industria (cogeneración).
Descarbonización de la economía

El sector del gas es un aliado imprescindible para acelerar una transición ecológica con viabilidad económica.

La infraestructura gasista

La infraestructura de gas existente ofrece importantes ventajas para la descarbonización del sistema energético dado que ya está disponible en la actualidad y tiene capacidad para conectar áreas industriales y de gran actividad económica, así como zonas residenciales.

La infraestructura gasista

Impulso a los gases renovables

Es una tecnología que cuenta con unas infraestructuras ya desplegadas, que no suponen un coste adicional. Esto permite que también se pueda inyectar gas renovable para ser transportado y distribuido a todos los puntos de conexión actuales sin inversiones adicionales, aumentando la diversificación y por tanto la seguridad energética nacional.

Impulso a los gases renovables

Respaldo a las renovables

Asimismo, el gas aporta firmeza y respaldo al sector eléctrico ante el cierre de la industria del carbón, la reducción progresiva de la energía nuclear y la intermitencia de las energías renovables tradicionales, asegurando el suministro de energía eléctrica.

Respaldo a las renovables

Gas para el transporte

Su uso en el transporte, tanto marítimo como terrestre, contribuye asimismo a reducir las emisiones de este sector y a mejorar la calidad del aire de las ciudades y entornos portuarios.

Gas para el transporte