Ahora también en Twitter Ahora también en Linkedin Ahora también en YouTube
Energía Limpia

Registro

Contacte con Sedigas si no dispone de las claves de acceso

Acceso

· ¿Ha olvidado sus datos?

¿Ha olvidado su contraseña?

Introduzca su e-mail de usuario a continuación y le enviaremos un correo con sus datos de acceso.

Recuperar contraseña

Lectura de los contadores

<Imagen>

Su empresa distribuidora de gas es la responsable de tomar la lectura de su contador, sea cual sea su compañía comercializadora, al menos 6 veces al año para determinar el consumo exacto imprescindible para una correcta facturación.

Debe saber que la lectura regular de su contador le supone varias ventajas puesto que es una garantía de que se le factura sólo lo que consume y, de esta manera, se impiden acumulaciones de consumo en la factura posterior, en ocasiones innecesariamente elevada por no disponer de la lectura real.

Lectura real

Para que el profesional autorizado pueda anotar el consumo real es importante que usted sepa que: 

  • Si su contador está en un armario de contadores de una dependencia común del edificio deberá facilitar el acceso al lector.
  • Si el contador está dentro de su vivienda deberá permitir el acceso tras comprobar la correcta acreditación del personal.
  • Si nadie puede recibir al personal en su domicilio deberá facilitar a la empresa sus lecturas, pero debe saber que es obligatoria la verificación de la lectura del contador una vez al año.

 Lectura estimada

Si la empresa distribuidora no dispone de la lectura de su contador se le facturará una cantidad estimada basada en sus consumos anteriores, lo que frecuentemente puede ocasionar diferencias respecto a su consumo real: 

  • Si la diferencia de consumo es mayor, se le cobrará en un solo pago los importes atrasados en su próxima factura.
  • Si el consumo es menor, la diferencia se corregirá en su factura tan pronto se realice una lectura actualizada. 

Las empresas distribuidoras de gas ponen frecuentemente a su disposición diversas medidas para facilitar la lectura real o actualizada de su contador; por internet; disponiendo hojas en los lugares comunes de su edificio donde usted puede apuntar su lectura; o bien por vía telefónica.